La prueba que se utilizaba antiguamente para detectar lesión renal o determinadas enfermedades musculares que determina la velocidad con la que los riñones eliminan la sal sódica del ácido paraaminohipúrico de la sangre y orina.