La prueba de laboratorio que se usa para saber si las células cancerosas tienen receptores de estrógeno (proteínas que se unen al estrógeno). Si las células tienen receptores de estrógeno, es posible que necesiten estrógeno para multiplicarse y esto puede afectar la forma en que se trata el cáncer.