Es una prueba sanguínea para apoyar un diagnóstico de coagulación intravascular diseminada y para indicar la efectividad del tratamiento anticoagulante.