La prueba de laboratorio para comprobar si hay ciertos genes, proteínas u otras moléculas en una muestra de tejido, sangre u otro líquido del cuerpo. Las pruebas moleculares también se usan para comprobar si hay ciertos cambios en un gen o cromosoma que pueden causar la presentación de una enfermedad o trastorno específico, como el cáncer. Se puede realizar una prueba molecular junto con otros procedimientos, como biopsias, para ayudar a diagnosticar algunos tipos de cáncer. Asimismo, se puede utilizar para ayudar a planificar el tratamiento, determinar si el tratamiento es eficaz o establecer un pronóstico.