Es la prueba para valorar la integridad del ligamento cruzado anterior; el resultado es positivo si existe un aumento del deslizamiento anterior de la tibia cuando la rodilla se flexiona a 90o.