Med.

Se aplica a las pruebas para la detección de los agentes infecciosos empleados en el bioterrorismo; pueden incluir hemocultivos, urocultivos, coprocultivos, cultivos de tejidos o de esputo, biopsias ganglionares y pruebas cutáneas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.