Del gr. καρπός, y el pref. pseudo-, m. Bot.

Término propuesto por Mirbel para designar los gálbulos de enebros y sabinas. En sentir de Desvaux, fruto oculto por partes vegetales inmediatas a él, de manera que éstas parecen constituirse. Dícese del fruto no constituido exclusivamente por el ovario y las semillas maduras.