El trastorno emocional grave que se caracteriza por desestructuración de la personalidad y pérdida de la capacidad para actuar en la realidad, pero sin pruebas de que este proceso esté relacionado con algún proceso físico del cerebro.