Del lat. pulmo, -ōnis, der. del gr. πνεύμων. m. Biol. Anat. Zool.

Cada uno de los dos órganos del aparato respiratorio de la mayoría de los vertebrados, situados en la cavidad torácica; son blandos y esponjosos y se contraen y se dilatan durante la respiración. El pulmón es el órgano de la respiración del hombre y de los vertebrados que viven o pueden vivir fuera del agua. Es de estructura esponjosa, blando, flexible, que se comprime y se dilata, y ocupa una parte de la cavidad torácica. Generalmente son dos, aunque algunos reptiles tienen uno solo. En anatomía, uno de los dos órganos respiratorios situados en el tórax. Los pulmones están compuestos por un sistema de tubos de aire que terminan en los alvéolos donde se produce el intercambio gaseoso. Los tubos entran en contacto con el aire mediante los bronquios y la tráquea. Los pulmones son sacos fibrosos elásticos que se expanden y comprimen con los movimientos del diafragma y la caja torácica durante la ventilación. Los pulmones y las vías respiratorias son un punto donde se produce la evaporación de agua, factor importante en el equilibrio hídrico y la termorregulación. En zoología, el órgano respiratorio de los moluscos terrestres, que consiste en una cavidad cuyas paredes están provistas de numerosos vasos sanguíneos y que comunica con el exterior mediante un orificio por el cual penetra el aire atmosférico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.