La pulpa dentaria que ha quedado expuesta al medio externo y a la infección bacteriana potencial. Las causas son la fractura de la corona por un traumatismo, la pérdida de la corona de un diente o la penetración de la dentina durante la preparación para la restauración o la excavación de una caries.