Med.

La pulpa dentaria que ha quedado expuesta al medio externo y a la infección bacteriana potencial. Las causas son la fractura de la corona por un traumatismo, la pérdida de la corona de un diente o la penetración de la dentina durante la preparación para la restauración o la excavación de una caries.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.