El punto de temperatura a la que la fase sólida y fase líquida de una determinada sustancia permanece en equilibrio: depende de la presión exterior (temperatura de fusión).