El punto en el que una arteria se encuentra pegada a un hueso sobre el que puede resultar comprimida y quedar interrumpido el paso de sangre.