La cantidad máxima en que se puede diluir un virus (o cultivo microbiano) sin perder su patogenicidad, o sin inactivarse.