La atribución del resultado a causa que se percibe como inherente y bajo control personal, como la capacidad y el esfuerzo, la salud y la condición física (ver control externo e interno).