Med.

El trastorno hemorrágico caracterizado por una disminución marcada del número de plaquetas, apareciendo petequias y hemorragias tisulares. Puede ser secundaria a diversas causas, entre las que se incluyen la infección y la sensibilidad y toxicidad a fármacos. La forma aguda suele presentarse en niños de edades comprendidas entre 2 y 6 años, y es benigna con una recuperación completa en el plazo de 6 semanas. La forma crónica suele desarrollarse en adultos de edades comprendidas entre 20 y 50 años: la recuperación espontánea es rara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.