La quemadura producida por la exposición excesiva a una energía radiante en forma de rayos de sol, rayos X o emisiones o explosiones nucleares. La radiación ionizante puede producir daño tisular directo mediante la afectación de una molécula vital como el ADN.