La quemadura que afecta sólo a la epidermis, causando eritema y, en algunos casos, edema leve, sin vesiculación.