Med.

El empleo de fármacos antineoplásicos después o en combinación con otras formas de tratamiento antineoplásico; por ejemplo, tras la extirpación quirúrgica de un cáncer. El método se emplea cuando existe un riesgo significativo de que aún puedan existir micrometástasis.