Med.

Es el tratamiento de neoplasias internas con radiaciones ionizantes procedentes de una fuente externa. La radioterapia profunda suele producir náuseas, malestar, diarrea y reacciones cutáneas, como decoloración, eritema, prurito, quemadura, exudación o descamación, pero con las técnicas modernas los rayos se dirigen directamente a la zona a tratar y la piel puede no afectarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.