Med.

Es el tratamiento de neoplasias internas con radiaciones ionizantes procedentes de una fuente externa. La radioterapia profunda suele producir náuseas, malestar, diarrea y reacciones cutáneas, como decoloración, eritema, prurito, quemadura, exudación o descamación, pero con las técnicas modernas los rayos se dirigen directamente a la zona a tratar y la piel puede no afectarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.