Del lat. ranales, f. pl. Bot.

El término deriva de rana, la rana, como ranunculus (ranúnculo), aludiendo a la posibilidad de desarrollarse en el agua y fuera de ella que es característica de algunas ranunculáceas. Orden de dicotiledóneas arquiclamídeas, en el que predominan ya las formas diploclamídeas y heteroclamídeas; flores helicoidales, helicocíclicas o cíclicas, actinomorfas o zigomorfas, hipóginas o epíginas. Androceo generalmente con numerosos estambres; gineceo con & – 1 carpelos, por lo común libres entre sí. Comprende cuatro subórdenes: ninfeíneas, trocodendríneas, ranunculíneas y magnoliíneas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.