Es una enfermedad clínicamente similar al raquitismo, pero resistente al tratamiento con grandes dosis de vitamina D; su causa es un déficit congénito de la reabsorción tubular renal de fosfato, y por lo habitual se observa en el varón.