Se aplica a la característica física que no es hereditaria, sino que puede ser un efecto del entorno o de una mutación somática.