Fís.

Se aplica a la dirección rectilínea en la que se propaga el calor.