Las radiaciones corpusculares que provienen de la galaxia y del Sol, que detectan por la emisión de partículas elementales producidas por el choque con las moléculas y átomos de la atmósfera terrestre.