El término describe las células que no tienen una proteína a la que se va a unir la hormona progesterona. Las células cancerosas que son RP- no necesitan progesterona para crecer y, por lo general, no dejan de crecer cuando se las trata con hormonas que impiden que la progesterona se les una: también se llama RP-.