Med. y Psicol.

Se aplica a la recompensa que deriva de sentirse competente y satisfecho con una actuación. Por ejemplo, cuando una persona juega al fútbol por el mero placer de jugar, y experimenta esa dicha, se refuerzan sus motivos para seguir practicándolo. Ver también motivación intrínseca. Comparar con recompensa extrínseca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.