Se aplica a la capacidad para adaptar la vista a las distintas condiciones lumínicas; por ejemplo, en un estadio deportivo, en el que hay partes en las que incide la luz del sol y otras que están en la sombra.