m. Eco.

Un recurso que por su escasez es la causa de que una población tenga un menor número de individuos del que podría esperarse en un ambiente concreto.