Se aplica, en enfermería psiquiátrica, a los contactos naturales del paciente dentro de la comunidad, como con la iglesia, los grupos sociales, amigos, familia y trabajo, que apoyan a la persona a valerse fuera del entorno hospitalario.