Med.

Se aplica, en radiología, a la distorsión de la imagen radiográfica producto de la inadecuada posición del tubo de rayos X respecto al paciente, o del paciente respecto a la placa: su resultado es la obtención de una imagen más corta y ancha que la del objetivo en sí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.