El ajuste de los ojos para la visión de objetos cercanos, consistente en la contracción de las pupilas, con convergencia de los ojos y aumento de convexidad del cristalino.