Med.

El reflejo anómalo, desencadenado por la compresión de los músculos del antebrazo, que se caracteriza por la flexión de los dedos de la mano o del pulgar y del índice: se observa en las enfermedades de la vía piramidal (Alfred Gordon, neurólogo norteamericano, 1874-1953). También se aplica a la variante anómala del reflejo de Babinski, desencadenado por la compresión de los músculos de la pantorrilla, que se caracteriza por la extensión del primer dedo del pie y la extensión en abanico del resto de los dedos: su presencia es un signo de alteración de la vía piramidal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.