La reacción anómala ante una elevación de la presión intravesical, que produce la contracción de la pared de la vejiga y la relajación del esfínter uretral, lo que permite la micción. La inhibición voluntaria normalmente evita la incontinencia; la micción es consecuencia de la supresión de la inhibición.