El reflejo químico normal iniciado por una disminución de la concentración de oxígeno en la sangre, y en menor grado, por el aumento de la concentración de dióxido de carbono y de ion hidrógeno que actúa sobre los quimiorreceptores de la bifurcación de las arterias carótidas comunes. Los impulsos nerviosos resultantes hacen que el centro respiratorio bulbar aumente la actividad respiratoria.