Biol. y Med.

El reflejo postural normal en los animales, acentuado de forma anormal en los seres humanos descerebrados, se caracteriza por la extensión de los cuatro miembros cuando la cabeza está colocada en el espacio formando un ángulo por encima de la horizontal en los cuadrúpedos o en una posición erecta neutra en los humanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.