Es una prueba de la disfunción cerebral difusa, como en la senilidad. Cuando se giran los hombros a derecha e izquierda, la cabeza tarda medio segundo en hacerlo en la misma dirección.