Med. y Psicol.

La modificación de la hipótesis de la frustración-agresión que postula que aunque la frustración crea una disposición a la agresión, las respuestas de agresividad pueden modificarse mediante aprendizaje.