El principio por el que la información personal sobre los demás, especialmente la del paciente, no debe ser revelada a personas no autorizadas para recibir dicha información.