Del lat. relaxatĭo, -ōnis. f. Fís. Med. Ingen. Metal.

Acción y efecto de relajar o relajarse. En física, el fenómeno en el que es necesario un tiempo perceptible para que un sistema reaccione ante cambios bruscos de las condiciones físicas a que está sometido: efectos relacionados con el retraso existente entre la aplicación de un influjo mecánico, eléctrico o magnético a un cuerpo y su respuesta. En medicina, el tratamiento que consiste en una serie de ejercicios físicos y mentales para conseguir el reposo muscular o psíquico. La relajación es el nivel controlado y relativamente estable de activación que es inferior al estado de vigilia normal. La relajación es incompatible con sentimientos de tensión, preocupación y ansiedad. Técnicas como la relajación muscular progresiva se emplean para inducir la relajación y obtener niveles de activación óptima antes de la competición (ver zona, de funcionamiento óptimo). Ver también psicoterapia conductista; entrenamiento con biorrerroacción; desensibilización y relajación progresiva. En ingeniería, la pérdida de tensiones que sufre un material que ha estado sometido a una deformación constante. En metalurgia, la pérdida de tensión de un metal al haber sido sometido a una deformación constante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.