Med.

Se aplica al retroceso del progreso de la enfermedad sin que exista un tratamiento formal. En psicología, la desaparición de los síntomas de un paciente enfermo mental sin que exista un tratamiento formal.