Med.

La capacidad del hueso para responder a las demandas mecánicas que soporta mediante un cambio del tamaño, forma y estructura; proceso implicado en la formación y destrucción ósea como respuesta a factores hormonales, nutricionales y mecánicos. Los huesos tienen que soportar tensiones mecánicas para mantenerse sanos. Se tornan más pesados y fuertes si soportan la gravedad y las acciones de los músculos. La inactividad provoca atrofia ósea. Ver también ley de Wolff.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.