La técnica psicoterapéutica en la que una persona representa una situación real o simulada como medio para comprender los conflictos intrapsíquicos.