Se aplica a cualquier imagen diagnóstica fija o detenida en el tiempo. Es un procedimiento diagnóstico en el cual se administra una sustancia radiactiva a un paciente para visualizar un órgano interno o un compartimiento corporal. Se construye una imagen o una serie de imágenes a partir de la distribución fija o lentamente cambiante de la radiactividad.