Der.

Expresión latina que significa «la cosa habla por sí misma». Es un concepto legal importante en muchos pleitos pro mala práctica, que describe una situación en la que se produjo un daño cuando sólo el demandado estaba al control y en la que dicho daño no se hubiera producido si se hubiera tenido cuidado.