La diferencia de presión necesaria para que se produzca un flujo determinado de un gas o un líquido a través de un conducto o un vaso.