Se aplica, en ecografía, a la resolución de objetos en un plano perpendicular al eje del haz ultrasónico. Es una medida de la capacidad del sistema para detectar objetos diferentes muy cercanos, por ejemplo, los vasos sanguíneos adyacentes.