Es la situación en la que la reducción máxima de volumen de un tumor tratado es de al menos del 50%, pero inferior al 100%.