Es un período en el desarrollo de un niño durante el cual se detiene el crecimiento.