Del lat. revelatĭo, -ōnis. f. Teol.

Acción y efecto de revelar. Manifestación de una verdad oculta o secreta. En teología, el acto por el cual una divinidad se manifiesta a los hombres o anuncia sus propias leyes o verdades a individuos por ella inspirados. Los medios de la revelación pueden ser varios. Forman parte de ellos incluso las formas de oráculo y adivinación; los sueños pueden ser también vehículo de revelación. En las religiones tradicionales la garantía de la verdad de los mitos, de los ritos y de las normas de conducta reside en el hecho de haber sido transmitidos y observados desde tiempos inmemoriales. Contrariamente, las religiones nuevas tienen necesidad de una garantía y de una sanción sobrenatural; por eso Moisés, Buda, Jesús, Mahoma, y otros fundadores de religiones menores e incluso sectas, han fundado y fundan sus propias enseñanzas en una revelación. El protestantismo, desde sus inicios, concibió la revelación como una comunicación directa del Espíritu Santo con el cristiano excluyendo la intervención de la Iglesia en la definición de los dogmas.

Aprende otras palabras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.