El trastorno en el que la rodilla está fija, bien sea en una posición de flexión o de extensión, generalmente por una rotura longitudinal del menisco interno.